Las nuevas tecnologías han llegado a prácticamente todos los electrodomésticos y aparatos eléctricos, ampliando sus prestaciones, mejorando su rendimiento y volviéndolos mucho más prácticos y cómodos de usar. Con la modernización de las nuevas tecnologías podemos hacer cosas que antes ni imaginábamos, aprovechando al máximo los aparatos. Las calderas han sido unas de las que han experimentado este cambio y, con ello, ha surgido lo que se conoce como la caldera inteligente que destaca por su gran cantidad de prestaciones y óptimas características.

En este artículo te explicamos en qué consisten las calderas de gas inteligente y qué ventajas ofrecen a sus usuarios. ¡Te recomendamos que sigas leyendo para más información!

¿Qué es una caldera de gas inteligente?

Las calderas de gas inteligentes son calderas modernas y sofisticadas que cuentan con las últimas tecnologías y prestaciones para ofrecer un servicio más completo a los usuarios. Estas calderas disponen de la información en tiempo real sobre diferentes procesos, como son el nivel de combustible, las fases, posibles fallos… Para poder acceder a la información de las calderas de gas inteligentes —o de gasoil, así como de biomasa— es necesario contar con un smartphone o una tableta que te permitirá controlarla a remoto para gestionar todas las operaciones. Además, estos termostatos inteligentes cuentan con un controlador táctil que se conecta a la red wifi del hogar, permitiendo de esta forma que la caldera funcione de manera remota.

Este tipo de electrodomésticos son calderas eficientes de gas y de otros combustibles. De hecho, gracias a este nuevo sistema y control de las operaciones es posible reducir el consumo energético hasta un 20% gracias a que mejora su rendimiento, aproximadamente. Sin olvidarnos de que las calderas de gas inteligentes ayudan a controlar las emisiones de humos alrededor, siendo más reducida que en las tradicionales.

Ventajas de las calderas inteligentes

Como indicábamos en el punto anterior, la principal ventaja es que se trata de calderas eficientes de gas, bastante más que las calderas tradicionales. Ahora bien, este tipo de electrodoméstico cuenta también con otras muchas ventajas con respecto a sus hermanas. En Servicio de Reparación te explicamos cuáles son:

La información a tu alcance

Las calderas de gas inteligente te dan la oportunidad de tener a tu alcance toda la información que necesitas conocer sobre este electrodoméstico. Estas calderas te permiten tener el control absoluto en todo momento, lo que te permitirá optimizar los patrones de consumo para casas con eficiencia energética; pero también para detectar comportamientos anómalos y poder anticiparte a posibles averías.

Calderas inteligentes casas: eficiencia energética y ahorro

Las calderas inteligentes son los mejores ejemplos de eficiencia en el hogar debido a lo poco que consumen y lo mucho que aprovechan la energía. Estas calderas te permiten reducir tus consumos energéticos hasta un 20%, lo que repercutirá de manera muy favorable en tu factura de suministros —podrás ahorrar hasta un 30% más, aproximadamente—. Se trata de electrodomésticos que ofrecen un rendimiento superior al de las calderas tradicionales, elevándolo a un 109% —aproximadamente, y partiendo del máximo rendimiento de una caldera tradicional, por supuesto—. Por lo general, las calderas inteligentes son calderas de condensación. Esto significa que aprovechan la energía que se genera por los humos obteniendo un rendimiento superior a las que no lo son —de un 30%, aproximadamente—. Es decir, con respecto a las calderas estancas o las atmosféricas, estas últimas, en desuso.

Caldera inteligente y responsable con el medio ambiente

Las calderas inteligentes se adaptan perfectamente a la directiva europea de ecodiseño (Energy releated Products ErP) no superando la emisión de 56 mg/kWh de Nox. Además, la pérdida de humos en este tipo de calderas suele ser alrededor del 2%, en comparación con las tradicionales que es del 10%, aproximadamente. Se trata de un electrodoméstico responsable con el medio ambiente y que, además, resulta más seguro para los usuarios de las viviendas.

Mayor confort y comodidad

Otra de las ventajas principales de este tipo de calderas es el confort y la comodidad que proporciona, sabiendo que en todo momento es posible consultar en el teléfono móvil su estado, así como gestionarlas y efectuar las diferentes operaciones para las cuales están diseñadas.

Programación de las calderas de gas inteligentes

Con el fin de ahorrar gastos y reducir el consumo de energía, las calderas inteligentes —sean del tipo que sean— pueden programarse a través del sistema de control remoto (smartphone o tableta) para encenderse y apagarse. De esta forma, pueden apagarse cuando no se están utilizando y encenderse para que calienten el agua cuando esta vaya a ser utilizada. En el caso de las calderas tradicionales, estas funcionan de manera manual —no teniendo la posibilidad de programar—. Otra de las opciones que ofrecen este tipo de calderas eficientes de gas es la de programar y ajustar a la distancia las temperaturas. Es decir, es posible configurar el momento en el que se encenderán y la temperatura a la cual lo harán.

Se dispara la venta de calderas inteligentes

Las calderas inteligentes se han convertido en uno de los ejemplos de eficiencia energética en el hogar más destacados que existen —en lo referente a la calefacción y el acceso a agua caliente sanitaria (ACS)—. Estas son, así mismo, un ejemplo del Acuerdo 20/20/20 que obliga a buscar alternativas ecológicas. Y es que según los últimos estudios que se han publicado al respecto, al menos un 51% de los usuarios con calderas utilizan estos nuevos termostatos inteligentes. Las tendencias actuales en el mercado apuntan, por tanto, a un crecimiento constante en este campo, hasta que las calderas tradicionales desaparezcan por completo —en el caso español, sin embargo, todavía se necesita mejorar en este sentido con respecto a otros miembros de la Unión Europea—. El único inconveniente, quizá, con respecto a la adquisición de este tipo de calderas puede encontrarse en la utilización de las mismas —ya que puede resultar más complejo que las tradicionales— y su precio, aunque las diferencias no son tan significativas ya que el sector ha evolucionado de manera considerable y la oferta es muy amplia en la actualidad.