Los lavavajillas, como cualquier otro electrodoméstico, son susceptibles de sufrir diferentes tipos de avería. Estos suelen tener una vida media de 11 años —y en los casos más longevos, alcanzar hasta los 15 años—. Todo depende del uso que se le haya dado y de la marca, ahora bien, lo cierto es que con el tiempo suelen aparecer distintas averías y fallos que pueden tener una solución más o menos sencilla o, en algunos casos, no tener una solución factible. A continuación, te explicamos cuáles son las averías de lavavajillas más comunes. Respondemos a cuestiones como por qué no desagua el lavavajillas, qué ocurre cuando no seca bien, por qué el lavavajillas no disuelve la pastilla y otras cuestiones relacionadas con averías y fallos del lavavajillas. ¡Vamos a ello!

Avería lavavajillas: el Lavavajillas no desagua

Si te preguntas por qué no desagua el lavavajillas debes saber que esta es una de las averías más comunes en este tipo de electrodomésticos y la solución del problema puede variar dependiendo de los diferentes motivos que causan la incidencia de que el lavavajillas no desagua. Nuestra experiencia como técnicos nos demuestra que en la mayoría de los casos este problema se debe a que en las tuberías o desagüe de la casa hay un atasco. A veces el problema es muy fácil de localizar ya que el atasco puede encontrarse también en la manguera o en la bomba de desagüe, incluso, es posible que la manguera esté doblada. ¡Es importante verificar esto antes que nada! En caso contrario, será necesario contar con la ayuda de un técnico especializado en la reparación de lavavajillas —como hacemos en Servicio de Reparación—.

Fallos lavavajillas: el lavavajillas no seca bien

Cuando el lavavajillas no seca bien, lo que suele ocurrir es que las piezas salen húmedas o completamente mojadas. Este problema puede estar ocasionado por varios motivos, los más comunes se deben a un fallo en el termostato —en caso de que este esté estropeado— o en la resistencia del aparato —que puede haberse quemado—. También es posible que no cuente con suficiente abrillantador. Esto último es algo que podemos solucionar en casa sin necesidad de avisar a un técnico, lo único que hay que hacer es fijarse en si el electrodoméstico indica una reposición del abrillantador o no —el mismo acelera la eliminación de humedad—. En el resto de los casos tendrás que contar con profesionales.

Avería lavavajillas: el lavavajillas no disuelve la pastilla

Otro de los problemas más comunes de los lavavajillas es el de no disolver la pastilla, es decir, en el lavavajillas entra agua, pero no lava. Cuando el lavavajillas no disuelve la pastilla, lo que suele ocurrir es que existe algún componente que impide que el agua del aspa haga contacto con esta. Lo recomendable, en estos casos, es probar a cambiar la distribución de los elementos del interior del lavavajillas. Hay que tener en cuenta que el fabricante importa, y esto quiere decir que es posible que no estés usando la pastilla que necesita tu electrodoméstico. Así mismo, cabe la posibilidad de que el cajetín no se esté abriendo adecuadamente y ello impida la entrada el agua. Así mismo, hay que tener en cuenta también que el aspa del lavavajillas puede tener los orificios obstruidos. Esto dificultaría la labor ya que a través de ellas sale el agua llegando así a todos los rincones del aparato. Por último, es importante considerar si se está utilizando el programa adecuado —en los programas más cortos es más recomendable utilizar detergente líquido—, esto se traduce en que en el lavavajillas entra agua, pero no lava.

Si a pesar de comprobar todo esto el lavavajillas no disuelve la pastilla, quizá la avería sea mayor. Es posible que exista algún elemento que obstruye el dosificador o, tal vez, que este no desagüe adecuadamente. Incluso, que no entre agua. También podría deberse a un problema con el descalcificador. En estos últimos casos necesitarás ayuda profesional.

Fallos lavavajillas: el lavavajillas no calienta el agua

Los problemas de que el lavavajillas no calienta el agua se traducen, sobre todo, en una avería en el termostato. Este componente es el que se encarga de abrir y cerrar el circuito eléctrico en función de la temperatura. Un mal funcionamiento del termostato puede ocasionar que no se emplee agua caliente en los programas del lavado del lavavajillas. El problema también puede encontrarse en una avería de la resistencia que calienta el agua. Ten en cuenta que el agua que ingresa en el electrodoméstico se caliente gracias a este elemento, el cual suele encontrarse debajo de los brazos del lavavajillas. Tanto en los fallos del termostato, como en los de la resistencia, lo más aconsejable es que contactes con un técnico especializado para que pueda llevar a cabo la reparación rápidamente y sin deteriorar otros elementos del circuito eléctrico del lavavajillas.

Avería lavavajillas: el lavavajillas no termina el ciclo de lavado

Es otra de las averías en lavavajillas más comunes que existen, además estas pueden estar ocasionadas por varios motivos. Ten en cuenta que en cada fase de los programas de lavado del lavavajillas ingresa, en primer lugar, una cantidad suficiente de agua que es la que se utilizará para lavar los objetos del interior. Es importante que compruebes si el electrodoméstico se detiene al completarse el proceso o continúa trabajando para saber en qué fase deja de funcionar el programa. Otra de las cosas que puedes hacer para detectar dónde está el fallo es fijare en las siguientes fases y dónde deja de funcionar, por ejemplo, en la distribución del agua al interior debes verificar si el programa acaba de manera abrupta cuando las aspas comienzan a girar —en tal caso, el problema puede deberse a un fallo en el motor de las mismas—. Fíjate también en si existe algún tipo de filtración que genere cortocircuitos en algún cable u otro elemento interno del aparato —muy común cuando el lavavajillas no termina el ciclo de lavado—.

La clave está en detectar cuándo se produce la interrupción, ahora bien, por lo general la solución de la avería suele escaparse al entendimiento de los usuarios en general, por lo que es necesario contar con técnicos profesionales.

Fallos lavavajillas: el lavavajillas no arranca

Por último, pero no menos importante, nos encontramos con el problema de que el lavavajillas no arranca. En estos casos hay dos posibles motivos, el primero es que este esté defectuoso y, el segundo, que exista un problema con el grifo del agua. Es decir, con el suministro del agua y que esté no esté entrando de manera correcta en el interior. Es posible que algo esté obstruyendo la entrada de agua, así que revisa las mangueras y los filtros de entrada del agua. Estos pueden limpiarse colocándolos debajo del grifo directamente.