Las calderas son uno de los electrodomésticos que mayor uso tienen en nuestro hogar, ya que nos proporcionan agua caliente sanitaria durante todo el año y calefacción en el invierno a través de los radiadores. Ahora bien, la vida útil de las calderas —según afirman los expertos— suele ser de 10 a 15 años, lo que significa que una vez alcanzado este periodo es aconsejable cambiarlas para prevenir averías. Ten en cuenta, así mismo, que dependiendo del modelo es posible que tu caldera presente algunos fallos si ha sobrepasado este periodo de tiempo o, incluso, antes. Y es que el desgaste, los accidentes, los golpes o cualquier otro problema puede ocasionar una avería en la caldera de gas natural.

Revisar los fallos y averías en las calderas, tanto en las calderas con instalación de gas, como en las de gasoil, es fundamental para prevenir accidentes y para garantizar la seguridad de los usuarios. Por ello, se lleva a cabo la inspección técnica de la instalación de gas obligatoria (cada 5 años) y la revisión de la caldera (cada 2 años), aunque en ocasiones tendremos que adelantarnos con una revisión por nuestra cuenta —si la caldera presenta fallos—. En este artículo vamos a hablarte de cuáles son las averías más comunes en las calderas, como es el fallo de ignición en caldera o la avería en la placa electrónica de la caldera. ¡Sigue leyendo para más información!

Fallo ignición caldera

El fallo de ignición de calderas tiene lugar cuando no se enciende la llama de combustión. Por lo general, en aparatos de la marca Junkers este suele aparecer indicado con el nombre del error EA que significa que no se detecta ninguna llama. Es uno de los fallos más comunes en las caderas y los motivos pueden ser de lo más variados, como por ejemplo es posible que la válvula de gas no esté funcionando adecuadamente porque esta esté atascada o porque el encendido esté dañado. Es aconsejable contactar con técnicos especializados, como hacemos en Servicio de Reparación, para verificar cuál es el problema y evitar riesgos mayores. En cualquier caso, te recomendamos que compruebes si la llave del gas está abierta y si está equilibrada la relación de gas/aire. En estos casos también suele ser recomendable comprobar la presión en la toma de gas y la toma de alimentación de electricidad. Otra de las cosas que puedes hacer es revisar los reguladores y los manorreductores de gas en caso de que estén incluidos en la instalación, comprobar el flujo de gas y revisar que los electrodos de encendido funcionen adecuadamente.

Avería placa electrónica caldera

La avería en la placa electrónica de la caldera es un uno de los fallos más problemáticos, ya que puede implicar que la placa se ha estropeado o que no funciona adecuadamente. Ten en cuenta que la placa electrónica varía en función de cada modelo y de cada fabricante y el precio de una nueva puede oscilar entre los 50 y los 300 euros. Además, si la caldera tiene mucho tiempo, el coste de la avería se puede disparar, por lo que el usuario tendrá que valorar si prefiere optar por un modelo nuevo o proceder a la reparación con ayuda de los técnicos especializados.

Cambios en la temperatura de la caldera de gas

Al hablar de averías en la caldera de gas natural nos encontramos también con otros fallos comunes relacionados con la temperatura. Estos se perciben al instante, normalmente en el momento de ducharse. Por lo general este tipo de averías tiene lugar cuando hay un deterioro en la sonda de temperatura o en el intercambiador por el desgaste de los años. La solución más drástica y la más efectiva es cambiar una sonda por otra. Ahora bien, si el cambio de temperatura no es radical y el agua sale templada, entonces el problema suele estar relacionado con el caudal. Lo que ocurre en este caso es que hay demasiada agua fría y no se ha calentado a tiempo. Si cierras el grifo esta se calentará más rápidamente y podrás ahorrar gas y agua.

Goteos en la caldera de gas

Sin duda, uno de los errores más habituales es el de los goteos desde la caldera de gas, sobre todo en el caso de los aparatos más antiguos. Lo primero que hay que hacer es comprobar la presión en el manómetro y asegurarse de que se encuentra en el nivel aconsejable. También hay que revisar la llave de llenado y comprobar que esté en buen estado o, en caso contrario, sustituirla por una nueva. Si con todo ello no se soluciona el problema, entonces tendrás que comprobar si existe una pieza con poros o desgastada —normalmente, cuando las calderas son muy antiguas—.

Bloqueo y aviso de error en el monitor de la caldera

Suele ser, también, muy frecuente. Hay que tener cuidado con este tipo de avisos, puesto que el problema pueda estar ocasionado debido a que no evacúa adecuadamente los humos. Se trata, por tanto, de una avería seria para la cual lo más conveniente es contactar con técnicos especializados que puedan detectar el problema. Normalmente en la pantalla de las calderas o del control remoto encontrarás un aviso con el tipo de error. En caso de un fallo en la evacuación de los humos la caldera se bloqueará y dejará de funcionar hasta revisar el problema. Ten en cuenta que cada marca cuenta con un código específico para notificar al usuario.

Ruidos en la cadera

Los ruidos en la caldera son uno de los indicadores más efectivos de que está habiendo un fallo en el electrodoméstico. En ocasiones estos pueden ser insignificantes, como los ruidos que tienen lugar debido a la vibración de las carcasas al no estar bien colocadas —también podría deberse a un problema con el extractor—. Ahora bien, los ruidos que se escuchan desde nuestro electrodoméstico pueden ser muy variados. Si, por ejemplo, escuchamos un silbido desde nuestra caldera, entonces esto puede significar que el intercambiador está sucio. Si los ruidos son similares a una pequeña explosión, el origen es diferente. En este caso es posible que la cámara de combustión esté sucia o que la válvula de gas no esté bien regulada.