Debido al fuerte aumento del precio de la electricidad que ha tenido lugar este año en comparación con el año 2020, son muchos los que se encuentran buscando trucos y consejos para poder ahorrar cada mes en la factura. Y es que según los datos del INE el recibo de la luz ha subido al menos un 34,9% en tan solo un año, llevando la inflación al máximo desde el año 2012. Entre los trucos y consejos para ahorrar existe la creencia de que contratar la luz y el gas natural —uno de los sistemas de energía para la calefacción del hogar más utilizados en España— juntos puede resultar más barato.

En este artículo queremos centrarnos en este último punto y explicarte cuál es la realidad detrás de estas afirmaciones. Respondemos ante la duda de qué es mejor luz y gas juntos o separados, así como algunos trucos para pagar menos gas y cómo pagar menos luz. ¡Sigue leyendo para más información!

Contratar Luz y gas ¿Juntos o separados?

Una de las dudas más frecuentes siempre que queremos cambiar de tarifa o de compañía de luz y/o de gas cuál es la opción más barata. Si bien es cierto que podemos encontrar una gran cantidad de opciones, la verdad es que al final suele existir una uniformidad entre el servicio que ofrece cada una con respecto a su competencia. La respuesta a la pregunta que planteábamos sobre luz y gas, juntos o separados, suele ser en la mayoría de los casos lo mismo. Es mejor contratar la luz y el gas por separado. Pero, como en todo, debemos tener en cuenta una serie de aspectos. Puesto que hay que valorar las necesidades que tenemos en cada caso y los packs que hay disponibles.

Contratar luz y gas: las tarifas y los packs más extremos

Bien, supón que vas a contratar la tarifa mínima de luz y la tarifa mínima de gas porque tienes una vivienda de reducidas dimensiones, en la unidad familiar sois solo dos personas o una y el gasto energético que haces es muy reducido. En este caso, tienes la opción de contratar una tarifa de luz y otra de gas mínima u optar por el pack más reducido. La respuesta en este caso a la pregunta sobre luz y gas, juntos por separado, será siempre mejor hacerlo por separado. Lo mismo ocurre cuando se quiere contratar el plan más alto, tanto para la luz como para el gas. Por lo general, el contratar por separado suele tener un ahorro de entre 30 y 50 euros mensuales.

Contratar luz y gas: tarifas variables y packs

Vale, hemos visto los casos de las tarifas y pack más reducidos y más elevados, pero ¿Qué ocurre si no queremos irnos a los extremos? La respuesta en este caso no siempre es tan obvia como en el punto anterior. Existe la posibilidad de encontrar packs más económicos que se adapten a las necesidades específicas de cada uno/a, por lo que contratar luz y gas junto podría ser la mejor opción. Por ello, lo que tienes que hacer es llevar a cabo una comparación de las tarifas y packs de electricidad y de gas de las principales suministradoras de energía. Asegúrate de revisar bien tus facturas actuales y comprueba si en el mercado existen otras opciones que puedan favorecerte y ajustarse mejor a tus necesidades y, además, que te supongan un ahorro. Si llevas a cabo una adecuada labor de investigación podrás dar con la tarifa o pack que más te conviene. Además, recuerda que con el tiempo puede haber variaciones, así que revísala con asiduidad para no tener sorpresas y para estar siempre al día de cuál es tu mejor opción.

Qué sale más caro la luz o el gas

La respuesta es depende. Depende del uso que estés pensando darle a cada fuente de energía. Así pues, si lo que quieres es utilizar gas natural o luz para la calefacción de tu vivienda, la respuesta obvia. El gas es más barato para la calefacción frente a la electricidad. Ahora bien, a excepción de la electricidad mediante la aerotermia —actualmente el sistema de energía más eficiente—. La utilización del gas para calentar precisa de una instalación de calderas —las más eficientes son las caderas de condensación de gas— y radiadores que se distribuyen en las diferentes habitaciones de la vivienda. En el caso de la electricidad existen varios sistemas como son los acumuladores nocturnos, las estufas, el aire acondicionado o el suelo radiante.

En el caso que quieras utilizar la energía de luz o gas para el agua caliente sanitaria (ACS), el gas suele ser más barato también. No obstante, hay que tener en cuenta que la instalación de una caldera es más cara que la de un termo y tiene que revisarse cada cierto tiempo, además requiere de un caudal mínimo de agua para ponerse en marcha mientras que el calentador no.

En general, se deben tener en cuenta otros aspectos como el tamaño de la vivienda, la orientación, la ubicación —si es una zona fría o cálida—… para escoger el sistema de calefacción más eficiente y el que más dinero nos permita ahorrar.

Cómo pagar menos luz

Si te preguntas cómo pagar menos luz, estos son algunos de los trucos y consejos más efectivos para conseguirlo:

  • Revisa las tarifas de la luz de las diferentes operadoras.
  • Emplea termostatos para programar el encendido y apagado de los aparatos.
  • Reduce la potencia contratada.
  • Adapta tu consumo para aprovechar la discriminación horaria a las horas más económicas.
  • Opta por energías renovables como los paneles solares (ten en cuenta, eso sí, que la inversión inicial suele ser elevada).
  • Utiliza electrodomésticos de elevada eficiencia energética.

Trucos para pagar menos gas

De manera resumida y sin entrar en una gran cantidad de detalles, estos son algunos de los trucos para pagar menos gas:

  • Revisa el precio de la tarifa del gas.
  • Compara los servicios de mantenimiento anuales y obligatorios. En Servicio de Reparación podemos ayudarte a revisar tu caldera y con precios justos y competitivos.
  • Cambia tu antigua caldera por una de condensación.
  • Comprueba que no hay aire en el interior de los radiadores.
  • Aísla adecuadamente puertas y ventanas.

Utiliza termostatos y prográmalos.